Educación March 04, 2013

¿Para qué sirven las congregaciones generales de los cardenales?

Más preguntas sobre la Sede Vacante y el Conclave

Jesus Colina
SHARES
COMMENTS
First one is free... so are the rest. Daily.



By submitting above you agree the Aleteia privacy policy
Like Aleteia

Jesus Colina
March 04, 2013
© DR
Hoy han empezado las Congregaciones Generales. Pero ¿eso no es el Conclave? ¿Están ya los cardenales reunidos “bajo llave” hasta que elijan al Papa? Y si no es así, ¿para qué se reúnen en estos días?
 
- Este lunes han comenzado las congregaciones de los cardenales que preceden al cónclave. ¿Para qué sirven?
 
La constitución apostólica “Universi Dominici Gregis” (http://www.vatican.va/holy_father/john_paul_ii/apost_constitutions/documents/hf_jp-ii_apc_22021996_universi-dominici-gregis_sp.html) emitida por Juan Pablo II en 1996 para reglamentar el proceso de elección del Papa establece: “Mientras está vacante la Sede Apostólica, el gobierno de la Iglesia queda confiado al Colegio de los Cardenales solamente para el despacho de los asuntos ordinarios o de los inaplazables, y para la preparación de todo lo necesario para la elección del nuevo Pontífice”.
 
Los cardenales son los principales colaboradores del Papa, y en su ausencia, les corresponde ocuparse de asuntos ordinarios del gobierno de la Iglesia, aunque su poder no es ni mucho menos como el del obispo de Roma. No pueden, por ejemplo, nombrar a obispos para diócesis del mundo, atribución reservada al Papa.
 
Las atribuciones del Colegio de los Cardenales en espera de la elección del nuevo Papa consisten en:
 
- Despachar los asuntos ordinarios, es decir, todas las cuestiones de la vida diaria de la Santa Sede.
 - Cuestiones que requieren una intervención urgente.
- Sobre todo, la preparación del cónclave.
 
El Colegio Cardenalicio desempeña estas tareas con las congregaciones de los cardenales.
 
Hay dos tipos de congregaciones:
 
1) general: en la que participan todos los cardenales, electores y no electores (han cumplido los ochenta años).
 
2) particular: compuesta por el cardenal camarlengo y tres cardenales llamados asistentes. Sus nombres son extraídos a suertes entre los cardenales electores que ya están presentes en Roma. El encargo dura tres días. Después son sorteados otros tres cardenales también por un encargo de tres días. Y así sucesivamente. Esta congregación se encarga de gestionar todas las cuestiones ordinarias de la Santa Sede.
 
Las congregaciones generales que preceden al cónclave se llaman preparatorias y se desarrollan con ritmo cotidiano.
 
En la primera congregación, celebrada este lunes, los cardenales han prestado juramento sobre el proceso de elección del futuro Papa y sobre todo lo que requerirá el secreto durante la sede vacante.
 
El juramento ha concluido de manera personal. Cada cardenal ha puesto la mano sobre el Evangelio y ha afirmado: “Así me ayude Dios y estos Santos Evangelios que toco con mi mano”.
 
En las primeras congregaciones los cardenales son informados sobre la preparación de su alojamiento durante el cónclave, la Casa Santa Marta del Vaticano, así como de la Capilla Sixtina, el lugar donde tienen lugar las votaciones. El objetivo es que la elección del Papa tenga lugar “de manera ágil, ordenada y con la máxima reserva”.
 
Otra de las tareas es la de escoger a dos eclesiásticos para que ejerzan la tarea de pronunciar meditaciones sobre los problemas de la Iglesia en este momento y sobre los motivos sobrenaturales que deben guiarles en la elección del futuro Papa.
 
Establecer la fecha del inicio del cónclave. Dado que todavía faltan por llegar cardenales a Roma, esta decisión no ha podido ser tomada este lunes.

Hoy han empezado las Congregaciones Generales. Pero ¿eso no es el Conclave? ¿Están ya los cardenales reunidos “bajo llave” hasta que elijan al Papa? Y si no es así, ¿para qué se reúnen en estos días?
 
- Este lunes han comenzado las congregaciones de los cardenales que preceden al cónclave. ¿Para qué sirven?
 
La constitución apostólica “Universi Dominici Gregis” (http://www.vatican.va/holy_father/john_paul_ii/apost_constitutions/documents/hf_jp-ii_apc_22021996_universi-dominici-gregis_sp.html) emitida por Juan Pablo II en 1996 para reglamentar el proceso de elección del Papa establece: “Mientras está vacante la Sede Apostólica, el gobierno de la Iglesia queda confiado al Colegio de los Cardenales solamente para el despacho de los asuntos ordinarios o de los inaplazables, y para la preparación de todo lo necesario para la elección del nuevo Pontífice”.
 
Los cardenales son los principales colaboradores del Papa, y en su ausencia, les corresponde ocuparse de asuntos ordinarios del gobierno de la Iglesia, aunque su poder no es ni mucho menos como el del obispo de Roma. No pueden, por ejemplo, nombrar a obispos para diócesis del mundo, atribución reservada al Papa.
 
Las atribuciones del Colegio de los Cardenales en espera de la elección del nuevo Papa consisten en:
 
- Despachar los asuntos ordinarios, es decir, todas las cuestiones de la vida diaria de la Santa Sede.
 - Cuestiones que requieren una intervención urgente.
- Sobre todo, la preparación del cónclave.
 
El Colegio Cardenalicio desempeña estas tareas con las congregaciones de los cardenales.
 
Hay dos tipos de congregaciones:
 
1) general: en la que participan todos los cardenales, electores y no electores (han cumplido los ochenta años).
 
2) particular: compuesta por el cardenal camarlengo y tres cardenales llamados asistentes. Sus nombres son extraídos a suertes entre los cardenales electores que ya están presentes en Roma. El encargo dura tres días. Después son sorteados otros tres cardenales también por un encargo de tres días. Y así sucesivamente. Esta congregación se encarga de gestionar todas las cuestiones ordinarias de la Santa Sede.
 
Las congregaciones generales que preceden al cónclave se llaman preparatorias y se desarrollan con ritmo cotidiano.
 
En la primera congregación, celebrada este lunes, los cardenales han prestado juramento sobre el proceso de elección del futuro Papa y sobre todo lo que requerirá el secreto durante la sede vacante.
 
El juramento ha concluido de manera personal. Cada cardenal ha puesto la mano sobre el Evangelio y ha afirmado: “Así me ayude Dios y estos Santos Evangelios que toco con mi mano”.
 
En las primeras congregaciones los cardenales son informados sobre la preparación de su alojamiento durante el cónclave, la Casa Santa Marta del Vaticano, así como de la Capilla Sixtina, el lugar donde tienen lugar las votaciones. El objetivo es que la elección del Papa tenga lugar “de manera ágil, ordenada y con la máxima reserva”.
 
Otra de las tareas es la de escoger a dos eclesiásticos para que ejerzan la tarea de pronunciar meditaciones sobre los problemas de la Iglesia en este momento y sobre los motivos sobrenaturales que deben guiarles en la elección del futuro Papa.
 
Establecer la fecha del inicio del cónclave. Dado que todavía faltan por llegar cardenales a Roma, esta decisión no ha podido ser tomada este lunes.

Rating
Don't miss each day's best stories
Sign up for our free email newsletter



Comments
Become a Partner